Menú
10+1 hamburguesas de película

10+1 hamburguesas de película

Las hamburguesas y el cine son hoy carne de nuestro blog. Confiésalo. ¿Nunca te ha apetecido soltar bruscamente el barreño XXL de palomitas y colarte de un brinco en la gran pantalla para arrebatar a un personaje la pedazo de hamburguesa que se está metiendo entre pecho y espalda? Todos hemos refrenado el impulso de saltar hacia la televisión y liarnos a lametazos con la hamburguesa pero, sin quererlo o probablemente con toda la intención, la hamburguesa se ha convertido en un icono más del séptimo arte. Estás pensando en Jules Winnfield, ¿verdad?

Esta es nuestra selección de escenas de cine y hamburguesas más memorables, aptas para todos los públicos. ¡Empezamos!

Good Burger

Si la película te pilla un día zapeando por casa con antojo de hamburguesas, estás muerto. En tono de humor, todo el film gira en torno al negocio de las hamburguesas. Su nombre ya es bastante revelador. No salen ni una ni dos. Una comedia en toda regla que adorarás si te tronchabas con Loca Academia de Policía porque incorpora al humor fácil la pasión por las hamburguesas.

Mejor Muerto

Genialidades de los ochenta. Una hamburguesa cantarina y rockera con la voz estelar de David Lee Roth, de Van Halen. John Cusack, epítome del hombre común y aun así estrella de Hollywood, es adolescente en la cinta. Los años le han sentado regular. Si en ‘Alta Fidelidad’ apenas era capaz de mantener una relación estable, en el instituto daba vida a risueñas hamburguesas con voz de icono del metal y una destreza con la guitarra eléctrica que ya querrían para sí muchos roqueros.

Clerks II

En la secuela de la genial Clerks los protagonistas ya no tienen un vídeo club, se han pasado a la hamburguesa y han montado una sede una cadena ficticia de nombre Mooby’s. El pedido de una hamburguesa de ternera con pepinillos y una triple ración de aros de cebolla da paso a uno de los discusiones más desternillantes entre fanáticos de dos sagas: el Señor de los Anillos y Star Wars. Mientras Randall ataca la obra de Tolkien, Elias y un incliente se postulan en contra de la obra maestra de George Lucas. ¡¡Momentazo para frikis!!Y nosotros, muy a nuestro pesar, lo somos.

Super Size Me

Este controvertido documental a cargo de Morgan Spurlock muestra los efectos de comer, un día sí y otro también durante un mes, al almuerzo y también a la cena, exclusivamente menús del McDonald’s. Su desenlace es terrorífico. Cinta de culto para algunos y pura demagogia para otros, los defensores del ‘fast food’ apuntan a un problema de hábitos más que a la comida en sí detrás de las estremecedoras consecuencias. No se pueden comer 5 000 kcal diarias sin hacer ni una gota de ejercicio.

Dos Tontos muy Tontos

La hamburguesa más picante del mundo está en Inglaterra. La cocina el restaurante Atomic Burger y quizás se asemeje a la que disfruta – no podíamos haber elegido peor verbo- el matón que persigue a los dos tontos más tontos de la gran pantalla. Plagada de chiles muy picantes en una de esas bromas que podría gastarte tu amigo el graciosillo, ese que quiere llevarte a la tumba. En la película, disculpad los spoilers, la cosa acaba tal cual. Confundir las pastillas de la ulcera con matarratas no ayuda tampoco.

The Founder

¿Cómo se construye un imperio del ‘fast food’ cuando uno no ha hecho más que fracasar en todos y cada uno de sus proyectos anteriores? En 2016 John Lee Hancock y Robert D. Siegel filmaron una historia de visión y ambición, la de Ray Kroc, el hombre que hizo de Mc Donalds una de las marcas más famosas de todo el planeta. El empresario se asoció con los hermanos Mac y Dick McDonald, ideólogos de un sistema casi perfecto para replicar las hamburguesas. Acabó echándoles de la firma pero de la idea surgió un imperio.

American Beauty

Aunque Kevin Spacey haya caído en desgracia, nadie puede arrebatarle esta gran verdad: es un ACTORAZO. Así, en mayúsculas. Su cara, esa cara, la cara de pasmado, al pillar in fraganti a su mujer con su amante en la hamburguesería en la que trabaja… Ni el más mínimo rictus. Todo cordialidad. ‘Está bien, ‘honey’, solo quiero que seas feliz». Y continúa con el discurso, ofreciendo salsa extra para acompañar las hamburguesas ‘smiley’ de la indigna pareja. Momentazo. ¡Ay si nosotros tuviéramos ese cuajo!

Lluvia de albóndigas

En ocasiones soñamos que la película se convierte en realidad y del cielo llueven cientos, miles, millones de hamburguesas y las abrazamos a manos llenas y si no engordaran y el colesterol no subiera y la sombra del cuádruple ‘by pass’ no acechara… Riiiiiiing. Ya está aquí el maldito despertador. El sueño, perdón, la película, es bonita y tierna y se queda a pocos pasos de ser considerada una obra maestra.

Un día de furia

La incontenible e incontenida furia de Michael Douglas se desata en la película de Joel Schumacher por la negativa de Rick y Sheila a servirle un desayuno tres insignificantes minutos después de la hora precisa. Él solo quería un desayuno. Metralleta en mano cambia de parecer, acaso convencido por el estrambótico y sugerente sombrero de la Srta Folkson. Así que ordena un ‘Oneburguesa’ con queso, acompañada de ‘onepatatas’ y ‘onebatido’ de chocolate que en nada se parece a la del cartel promocional. «Triste, miserable y aplastada». Ya la hemos vuelto a liar.

Grease

A tope de laca y gomina viajamos hasta los encantadores 60 para ver de nuevo, y ya hemos perdido la cuenta de cuantas veces lo hemos hecho, nuestra amada ‘Grease’, el musical con el que crecimos, bailamos y con el que aún a día de hoy nos descoyuntamos cuando suena en plan ‘revival’ en la disco, haciéndonos sentir jóvenes otra vez. ‘Agatyuamondiplayer, endablu siguoniguooong…’ Es así, ¿no?. Varias cadenas de hamburguesasa replican la estética del film, porque vende. Peggy Sue o Tommy Mels son dos ejemplos. En Madrid, Sendy (ooh Seeeendy) sirve la hamburguesa Deny Zuko y el sandwich Rizzo.

Pulp Fiction

Ninguna otra película y ninguna otra escena podría quitarle el trono a Pulp Fiction. Este es un aviso para los directores noveles: no lo intentéis. La hamburguesa preferida de Samuel L. Jackson, el para nada piadoso Jules Winnfield en la gran pantalla, y su disertación sobre ellas es una de las escenas más memorables de la película de Tarantino, para nosotros a la altura del baile que se marcan Uma Thurman y John Travolta aunque a años luz del momentazo brutal, que no tiene parangón, en el que recita el salmo sobre el camino del hombre recto (Ezequiel 25:17). En esa escena aparece también una hamburguesa, por cierto. Pobre del que se atreva a servirle a Jules Winnfield patatas fritas con mayonesa. Nosotros, enamorados de la vida aunque a veces duela, decimos amén a cualquier palabra que salga de su boca pero sin dudarlo a su afirmación más certera: la hamburguesa es la piedra angular de todo desayuno nutritivo.

Compartir   Compartir en facebook Compartir en twitter

Política de cookies

Utilizamos cookies propias para garantizar el correcto funcionamiento de la web y de terceros con fines estadísticos para conocer cómo los usuarios usan nuestra página y mejorar nuestros servicios. Tienes toda la información detallada en nuestra política de cookies.

Puedes aceptar la instalación de estas cookies haciendo click en "Aceptar". Puedes cambiar la configuración en cualquier momento desde nuestra política de cookies.

Cerrar